16 de diciembre: Reapertura al culto de nuestra parroquia

Hoy, 16 de diciembre de 2017, vuelve a reabrirse al culto el templo parroquial de Santa María de la Encarnación, la conocida por todos los malagueños como la iglesia del Ave María.

Han sido casi cinco años los que han estado cerradas sus puertas pues era necesaria una rehabilitación de la misma tras más de seis décadas de vida. 

El 8 de enero de 2013 el templo cesó temporalmente su actividad cultual. La Virgen Mediadora dejó la capilla que ocupaba desde el 29 de noviembre de 1997 para dirigirse al oratorio provisional que la Hermandad adecuó en la antigua sede del Colegio Santa Rosa de Lima en Las Delicias. 

En aquellas dependencias nuestra Corporación mantuvo viva la Palabra de Dios en la feligresía con cultos periódicos, hasta que el 13 de mayo de ese año 2013 se produjo la apertura de la capilla del Ave María.

El Patronato de las Escuelas Ave María acondicionó los antiguos salones parroquiales para su uso como capilla para celebrar sus propios cultos, los cultos de nuestra Hermandad y la vida diaria de la parroquia. Volvimos tras unos meses a nuestra sede, más pequeña, sí, lo que nos ha servido para acercarnos más unos a otros y alentarnos con el objetivo común de ver nuestro templo de nuevo abierto.

Durante estos años, las reducidas dimensiones de la capilla han hecho que el atrio de la parroquia haya sido testigo de los diferentes cultos, tanto ordinarios como extraordinarios, que se han celebrado en honor de nuestros titulares. Besamanos y besapiés, Mater Dei, Año de la Fe, Vía+Crucis, Rosarios de la Aurora y traslados se han llevado a cabo con el mayor decoro y lucimiento que dicho espacio ha permitido.


Sin duda alguna, el mayor de los acontecimientos del que nuestro templo no ha podido ser testigo fue la bendición del Nazareno Redentor del Mundo. La Junta de Gobierno no quiso que el Señor llegara a Málaga en otro espacio que no fuera su casa, el Ave María. Por ello la bendición se produjo dentro de las dependencias del colegio en una jornada que cambió nuestras vidas para siempre.

Con todo esto, la reapertura de la iglesia será especial porque la Virgen volverá a donde siempre estuvo, pero más aún si cabe, será muy gratificante ver cómo el Señor que abraza la cruz, el Redentor del Mundo, pisará por primera vez la que es su casa, la iglesia de la Encarnación.

Estos años han sido intensos. Nuestro ingreso en la Agrupación de Cofradías, la incorporación de nuestro cortejo al Miércoles Santo, la salida desde el tinglao de calle Ayala y la llegada del Redentor, han sido acontecimientos trascendentales que han coincidido en el tiempo con el cierre de nuestra sede. 

Siempre hemos estado esperanzados y pacientes. Nunca hemos desistido de mantener la parroquia viva. El templo se cerró pero la comunidad parroquial no ha pasado ni un solo día cerrada en este tiempo. Puede que en algún momento no hayamos estado todo lo acompañados que lo que humanamente se puede desear pero, como ya sabemos, siempre que estemos reunidos en Su nombre, Él está con nosotros.

El próximo sábado comenzaremos una nueva etapa en nuestra Hermandad y en nuestra parroquia. Ahora el objetivo es que las paredes blancas, el suelo pulido y las luces resplandecientes sean testigos de la Fe de una feligresía que está viva y quiere seguir viviendo en el camino de Dios.

Gracias al Patronato de las Escuelas Ave María, al director del colegio y a todos aquellos que han colaborado y colaboran para la culminación de esta realidad. 

Gracias a todos los hermanos que en estos años han trabajado de forma extraordinaria ante unas circunstancias extraordinarias.

Este sábado volvemos a nuestra casa, de la que nunca nos fuimos. Os esperamos.

Ver más noticias...